COMPRA DE LIBROS

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

lunes, 19 de mayo de 2014

Antidepresivos

Los antidepresivos ayudan a prevenir los síntomas del alzhéimer



Un equipo de investigadores de las universidades de Pensilvania y Washington (EEUU) ha descubierto que los efectos de los antidepresivos comunes previenen los síntomas del alzhéimer. El estudio, ha sido publicado en la revista Science Translational Medicine.

El citalopram es un fármaco utilizado desde 1998 para el tratamiento de la depresión y son precisamente sus componentes los quedetienen el crecimiento del péptido beta amiloide, que se agrupa en placas en el cerebro y desata el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, según descubrieron los investigadores durante el experimento realizado tanto en humanos sanos (de entre 18 y 50 años) como en ratones modificados genéticamente para desarrollar alzhéimer.


Concretamente, tras la exposición al citalopram, el nivel de beta amiloide en el líquido intersticial del cerebro de los ratones con alzhéimer disminuyó de una manera dependiente de la dosis hasta en un 25%. El efecto del fármaco detuvo el crecimiento de las placas que ya existían y evitó que se formaran nuevas. Por otro lado, en el experimento con humanos, quienes tomaron citalopram presentaron una concentración de beta amiloide un 38% más baja que los que recibieron placebo.


“En trabajos anteriores se observó, mediante tomografía por emisión de positrones (PET), una asociación entre la duración del uso de antidepresivos y la carga amiloide en los cerebros de los voluntarios de edad avanzada. Nuestra nueva investigación va un paso más allá y prueba el efecto del citalopram en los niveles de amiloide en el líquido cefalorraquídeo de los sujetos sanos jóvenes, lo que tendría un impacto importante en la prevención o retraso de la progresión del alzhéimer”, afirma Yvette Sheline, autora principal del estudio.