COMPRA DE LIBROS

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

lunes, 19 de mayo de 2014

Antidepresivos

Los antidepresivos ayudan a prevenir los síntomas del alzhéimer



Un equipo de investigadores de las universidades de Pensilvania y Washington (EEUU) ha descubierto que los efectos de los antidepresivos comunes previenen los síntomas del alzhéimer. El estudio, ha sido publicado en la revista Science Translational Medicine.

El citalopram es un fármaco utilizado desde 1998 para el tratamiento de la depresión y son precisamente sus componentes los quedetienen el crecimiento del péptido beta amiloide, que se agrupa en placas en el cerebro y desata el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, según descubrieron los investigadores durante el experimento realizado tanto en humanos sanos (de entre 18 y 50 años) como en ratones modificados genéticamente para desarrollar alzhéimer.


Concretamente, tras la exposición al citalopram, el nivel de beta amiloide en el líquido intersticial del cerebro de los ratones con alzhéimer disminuyó de una manera dependiente de la dosis hasta en un 25%. El efecto del fármaco detuvo el crecimiento de las placas que ya existían y evitó que se formaran nuevas. Por otro lado, en el experimento con humanos, quienes tomaron citalopram presentaron una concentración de beta amiloide un 38% más baja que los que recibieron placebo.


“En trabajos anteriores se observó, mediante tomografía por emisión de positrones (PET), una asociación entre la duración del uso de antidepresivos y la carga amiloide en los cerebros de los voluntarios de edad avanzada. Nuestra nueva investigación va un paso más allá y prueba el efecto del citalopram en los niveles de amiloide en el líquido cefalorraquídeo de los sujetos sanos jóvenes, lo que tendría un impacto importante en la prevención o retraso de la progresión del alzhéimer”, afirma Yvette Sheline, autora principal del estudio.

domingo, 11 de mayo de 2014

Dolor


Dolor.

 Jamás se finge. No es una enfermedad de moda. No está en nuestra mente. Existe y es devastadora.

Una persona afectada de Fibromialgia y Fatiga crónica, no finge ni aun queriendo. No tiene necesidad de perder su valioso tiempo, diciendo que tiene una enfermedad tan devastadora que no tiene. Es incapacitante, que no quiere decir que esté muerta, y os lo aseguro que hay días que se desearía estarlo. Es insoportable el dolor y no solo el dolor, cada persona tiene un efecto antes y otro después. Yo primero siento un dolor agonizante que no se describir, y a posterior un agotamiento que se me va la vida en él. Bajada de tensión, de niveles de azucares, la cabeza parece que te vaya a caer por no tener fuerzas para mantenerla recta; un cuadro difícil y cada uno irrepetible, mucho menos de poder describir con precisión. Repito: La Fibromialgia y la Fatiga Crónica, no se puede fingir. La angustia que siente y el daño que le hace al cuerpo hacen como mínimo desear, como ya he dicho, morir pronto para que pase lo más rápido posible, o por el contrario, ponerte buena, cosa difícil en este momento de la medicina convencional, por el poco tratamiento que existe. Añoro como el respirar, hacer las cosas que antes hacía y que ahora se convierte en un reto. ¡Ojala!, pudiera trabajar como trabajas tú, y bailar como antes bailaba yo. El mínimo esfuerzo, se encarga de pasar sí o sí, factura y eso que dicen que bailar es muy bueno para los dolores de la fibromialgia. Es cierto, pero, hay veces que nos falta el aliento por el agotamiento.

Hoy en día, después de tener a ambas de ocupa en mi cuerpo, me he armado de valor para aceptarlas muy a mi pesar. Pero a todo se hace la persona, a todo le echamos valor y tiramos hacía adelante, sí, intentamos vivir con algo que no hemos pedido, pero que ahí está. Podría ser peor. A mí alrededor tengo personas, amigas, que aunque me consta perfectamente que me quieren, se les olvida de vez en cuando mis limitaciones, animándome a que haga lo posible y me esfuerce y que ponga de mi parte para hacer cosas que no puedo hacer. Cuando no se trata de esfuerzo, ni de querer; sino de no poder. Lo hacen por bien, seguro, me consta. Pero no ayuda. No he dejado a mis amigos de lado, pero sí, he seleccionado, porque no se puede estar siempre dando explicaciones de porque no puedes hacer las mismas cosas que los demás. La incomprensión, es tan dolorosa como la propia enfermedad y se debe tratar con más precisión. Por tanto este capítulo queda abierto a posible continuación.

Podéis comentar lo que cada cual piense, sienta y quiera, siempre con respeto.

A.G.




lunes, 5 de mayo de 2014

La risa

La risa funciona en el cerebro como la meditación

 

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando nos reímos? Un reciente estudio afirma que la risa provoca unas ondas cerebrales similares a las que tenemos cuando hacemos meditación.

El estudio, llevado a cabo por la escuela de medicina de la Universidad de Loma Linda en California (EEUU) incluyó una pequeña muestra de 31 voluntarios cuyas ondas cerebrales fueron monitoreadas mientras veían vídeos sobre estas tres temáticas: humor, espiritualidad y terror. El examen de los resultados determinó que los vídeos humorísticos producían un alto nivel de ondas gamma, que son las mismas que provocan el ejercicio de la meditación, según los investigadores.

Los vídeos espirituales estimulaban las ondas cerebrales alfa, análogas a las que se producen mientras dormimos o estamos en reposo. Por último, los vídeos perturbadores, provocaban ondas cerebrales planas, como cuando una persona se encuentra en una situación en la que no desea estar.

Los investigadores afirman que se trata de resultados preliminares, pero “lo que esto significa es que el humor en realidad involucra una experiencia total en el cerebro similar a la meditación y que, con la risa, es como si el cerebro recibiera un entrenamiento. Y este efecto es importante porque permite ser capaz de pensar con mayor claridad, tener pensamientos más positivos y conciliadores y ser capaces de tomar decisiones clave en nuestra vida de una forma más serena ”, afirma Lee Berk, líder del estudio.