COMPRA DE LIBROS

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

lunes, 27 de junio de 2011

Úbeda









Hay veces, que las
personas sin hablar se dicen muchas cosas ,con gestos, con la mirada. Así qué tal
vez sea, por lo que nos conocemos o por
lo compenetradas que estamos Yoli y yo, no hacen falta las palabras. Al bajar
del tren nos abrazamos hasta quedarnos sin apenas aliento, cuando nos
recuperamos pusimos rumbo a Úbeda.


Esa noche fue maravillosa,
salimos a pasear, tomamos de tapas caracoles, (qué por cierto me encantan) y
nuestras cañas con gaseosa. (Buenísimas y refrescantes) Hasta que ya los ojitos
se nos cerraban y decidimos irnos a dormir.


A la mañana siguiente
para mi sorpresa, fuimos a comprar unos periódicos, para traérmelos y ¡¡¡Bingo!!!
Había salido en el periódico Úbeda Información, (Periódico Independiente de la Comarca)


Fuimos a unos cuantos
sitios más y llego la hora de la presentación. Solo puedo decir que fue
maravillosa como todas las que organiza Yolanda Mendieta.  Al finalizar ya mi intervención y tras leer
unos cuantos poemas, sin yo saber nada, me tenían preparada una sorpresa, y
menuda sorpresa.


Lorena y María, esta
última tocando la flauta y Lorena recitando un poema hecho por Yolanda,
hicieron que me sintiera la más feliz de las personas. No tengo palabras para
expresar tanta emoción y alegría. Con el nudo en mi garganta, tan solo pude a
media voz, dar las gracias a los asistentes, concluyendo la velada. Me emocioné
muchísimo, quien me conoce, cómo pienso y cómo soy, sabe de sobra que los niños
y nustros mayores son mi punto más debíl, así que me invadió la emoción, con
tanto cariño hacia mi persona y más de mis niñas. Lorena y María. Gracias cariños,
no lo olvidare jamás lo que hicisteis. Y a Fernando Sánchez, ¡Qué voy a decir de él! Desmenuzo el poemario, cómo si me conociera de toda la vida, diciendo palabras tan hermosas qué no se cómo agradecerle tanto cariño. Gracias Fernando.


Entre llanto de
alegría y besos, salimos todos a degustar un vino con jamón y queso, que hizo
la delicia de todos los allí presentes.





Cuando terminamos de cenar,
nos fuimos a bailar a una discoteca al aire libre de nuestro amigo Moi, afincado
en Úbeda desde hace varios años. Moi es guapísimo y muy buena gente, pues allí
nos esperaba, para adentrarnos a una zona vip y que nadie nos molestara en
nuestra fiesta. Después nos enseño su limusina para que la pudiéramos disfrutar
cómo mejor quisiéramos. Evidentemente no la usamos, puesto que no nos íbamos a
ir de allí.


Una experiencia que
tardaremos años creo que todos en olvidar, ha sido esta presentación de Úbeda.


Quiero darte  las gracias Yoli, por todo cuanto has hecho
para que me sienta en casa y arropada por todos vosotros. Empiezo por ese
cuñado a medias que tenemos, Paco Madrid, a tu hermana Isabel Mendieta, a  tus padres, Luis e Isabel, que son un poco míos también
y a todos tus amigos que compartes conmigo y hacen que Úbeda sea parte de mi
sangre al igual que todos vosotros.





Te quiero mi niña.



Este es el poema que Lorena recitó y María le acompañó en la flauta.




Mujer poeta.







Tu que llevas el poema


como tatuaje en tu espalda,


tu que tiemblas como
hoja de papel ante


la tinta que habitas y
desgranas.





Mujer poeta,


que escribes y sientes
desde el corazón,


que con tus manos de
lirio,


desangras versos y
rimas,


naturalmente enamorada.





Mujer que tocas el
universo


con las alas de un
poema,


permites  que la voz de los sin voz


se revele en cada
primavera.





Susurra mensajes de
paz


en los oídos sordos


en los que sufren sinrazón.





Que tu voz de mujer
poeta


se escuche por todas
partes,


elevándose como llama
al viento o siendo


gotas de esperanza.





Une la humanidad de la
vida


a la sangre y al
aliento que crece


sé consuelo para el
alma desdichada.





Mujer poeta, así eres
tú,


Alma libre  y enamorada.





Yolanda Mendieta.




 





Ana Giner