COMPRA DE LIBROS

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

sábado, 26 de junio de 2010

La vergüenza de España se llama Seguridad Social


La realidad ha veces se supera a la ficción. Y me explico.





Tenemos una Seguridad Social capaz de hacer operaciones extraordinarias y casi imposibles a todo aquel que las requieren. ¡Bien! Me siento contenta y orgullosa por ello. Hecho que en otros países deben pagarla o tener una póliza contratada por el trabajador contemplando algunas enfermedades   otras no.


Hasta ahora todas las personas que se han empadronado unos cuantos meses en España tenían las operaciones de prótesis de caderas gratis, costando millones a nuestra Seguridad Social, es decir dinero de todos nosotros. Hecho que ni en su país como ya he dicho tienen cobertura y las tienes que pagar.


Pero con la ley nueva que quieren aplicar en España esto cambia afortunadamente para los españoles. Ley que dice que por supuesto se le dará cobertura en España a todo extranjero que le haga falta de cualquier país siempre y cuando sea anteriormente aprobado por el país del residente. Lo cual por esa parte re recaudaran miles de millones de Euros que los enfermos esperemos y así debería de ser, sea dicha recaudación para hacerse cargo de nosotros.


Pero esto es una introducción a un problema.


El enfermo contempla todos estos hechos y para que vamos a engañarnos, le da exactamente igual. Lo único que quiere es no estar enfermo y busca desesperadamente una cura o solución a su enfermedad y cuando no la hay pues para eso está la SS para que se nos de una cobertura y tener una vida digna.


Todas las enfermedades son eso, enfermedades, unas más graves que otras unas incapacitan más que otras.


La enfermedad de Fibromialgia y Fatiga Crónica con sus agravantes, no es cualquier cosa. Las personas que estamos sufriendo esta terrible, devastadora e incapacitante enfermedad no entendemos de dicha hipocresía por parte de la Seguridad Social a la que le pagamos cuando estamos en activo.


Sufrimos dolores espantosos en todo el cuerpo, produciéndonos una apatía exacerbada, depresión con cambios de humor de carácter y de convivencia. Por si esto no fuera poco hay que decir que no son solo dolores ni fatiga crónica sino Trastornos de ansiedad Generalizados, vómitos, diarreas, mareos, pérdida de la conciencia, pérdida de memoria, desorientación y un etc., que quien la sufre sabe perfectamente de que estoy hablando.


Dicho esto, ahora viene la segunda parte de la enfermedad por si no tenía el enfermo suficiente.


Reconocimientos médicos, de un médico a otro, partes, informes, preguntas, que un enfermo no sabe explicar pero te armas de valor y le explicas cómo te sientes. Vaya ¿No debería ser al revés? ¿El médico explicarnos que tenemos? Pues no. Somos nosotros los que tenemos que demostrar que estamos enfermos. Que por alguna razón tenemos estos dolores con una fatiga que yo particularmente la llamo la agonía de la muerte, porque es como si algo me chuparan la energía de mí cuerpo. Para después tener que oír que las arcas del estado están en las últimas y no hay dinero para pagos de incapacidad. Increíble ¿Verdad? Ojo a los contribuyentes de la SS, esto es lo que os pasará si caéis enfermos. Patético.


Y ahora voy hablar de mí.


Hace 7 años que sufro esta enfermedad, y 6 que estoy luchando por que se me reconozca esta enfermedad y conseguir algo que me pertenece por derecho. Una incapacidad.


Tengo esta enfermedad que me impide desempeñar un trabajo dignamente. La Fibromialgia y Fatiga Crónica con Trastorno de Ansiedad Generalizado y muchos agravantes importantes de ella que por vergüenza y pudor no deseo nombrar.


He tenido que oír barbaridades de médicos, Inspectores y Tribunales haciéndome sentir como una ladrona por querer conseguir una (pagauita) derecho de cualquier trabajador cuando está enfermo.  


La persona que me acompañaba decirle que de paguita nada, lo que yo quería conseguir era una solución para esta enfermedad y sentirme útil. Y tuvo la desfachatez de decir esta inspectora-médica que no hay una solución por que es una enfermedad Crónica. Tener que soportar y oír de esta susodicha fue muy duro.


Veamos. Entonces. ¿En que quedamos? No la quieren reconocer como enfermedad incapacitante pero saben que es crónica. ¿Entonces? ¿En que situación nos encontramos los enfermos frente a tal contradicción de los de la SS? ¿Qué hacemos? ¿Por quien estamos protegidos cuando no podemos trabajar? ¿Dónde vamos a revindicar nuestros derechos como personas y no tener que sentirnos despreciados? ¿Somos personas de segunda categoría porque no contribuimos?


Tantas y tantas preguntas que se nos escapan por no ser comprensibles por el enfermo.


Yo conseguí una sentencia absoluta, pero por poco tiempo. Ya que la SS puso un recurso, llegue al Supremo que fallo a favor de la SS. Reconociendo que tenía  dicha enfermedad y los agravantes de ella, le dio la razón a la SS.  Alegando que estaba apta para trabajar. Es incomprensible. Y me quedé con una mano delante y otra detrás. Dios sabe bien que he intentado trabajar en varias ocasiones y esta vez lo he aguantado como he podido, quedándome en asa varios días por no poder moverme, pero aun así he aguantado cerca de los 7 meses. Cogí la baja el 29 de Octubre del 2009 he estado de baja no llega a los 7 meses, todo muy rápido, me dieron de alta ambulatoria un 17 de mayo y un 24 ya tenía la carta para pasar por el Tribunal el día 2 de Junio y el 16 de este mismo mes ya tenían la resolución. Denegada. Apta para trabajar.


¿Ósea que ya estoy curada no?


Lo único que entiendo es que entre el Inspector y Tribunal Médico, unos y otros se lavan las manos pasándose la pelota para conseguir que al final nos cansemos y dejemos de luchar por nuestros derechos, derechos reconocidos en Nuestra Constitución Española.


En una palabra se deshacen del enfermo sin miramiento ninguno, como si fuéramos apestados y ladrones


Puesto que me ha venido denegada otra vez la resolución del Tribunal Médico solo me queda volver a contratar un abogado, costando un ojo de la cara, sin percibir ahora ni un euro y sin saber el resultado final, nadie puede asegurarme que vayamos a ganr ni que obtenga una sentencia favorable.


Si hay personas que ya tengan la incapacidad aprobada y quieran aportar algún dato beneficioso que me pueda ayudar a dar los pasos correctos  lo haga sin más preámbulos.


Esta Web es de una sentencia en firme de Barcelona.


¿Tendré que irme a vivir a Barcelona?


Espero que no. Que sea mí Comunidad, Valencia la que por derecho me conceda lo propio. No estoy pidiendo limosna, no estoy pidiendo nada que no me haya ganado yo con anterioridad. Tan solo lo que y repito, por derecho me pertenece.


Todo lo que he dicho relacionado con esta enfermedad me he quedado corta. Si os interesa saber y la opinión de un Juez experto en este tema podéis leerlo en estas Web.





 http://www.telefonica.net/web2/acofifa/legales/invabsoluta.htm