COMPRA DE LIBROS

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Balance


Que en 2010 no te falte un sueño que cumplir, un proyecto que realizar o algo nuevo que aprender.






                                 ¡Feliz y prospero Año 2010.










                                  Brindo por todos vosotros.












                                                     


































Postal hecha por Yolanda Mendieta, Gracias cariño.









Como ya es de mí cosecha propia por estas fechas. Hago balance sobre lo positivo y negativo que ha sido para mí el año que está apunto de irse.


Después de muchos contratiempos e imprevistos durante este año, el balance ha sido positivo. Positivo porque ya de por sí, se saborea lo positivo y los contratiempos también lo son también, ya que de ellos se aprende y nos van convirtiendo en mejores personas. Al menos así me ocurre a mí. Llegando a la conclusión de que la vida de cada uno es como él mismo quiere que sea. Y esto es así en todas las facetas de la vida. Si realmente quieres conseguir los objetivos, tienes que luchar y trabajar para lograrlos.




Mí salud no es todo lo buena que desearía, eso lo sabéis los que estáis a mí lado día a día, pero intento no desfallecer, aunque hay veces que no puedo y me rindo. Pero bueno así es la vida, una lucha constante, que mejor o peor hay que vivirla.





He conocido a lo largo de este año a personas que me han marcado de por vida. Personas. Que sé a ciencia cierta que si en algún momento de mí vida las necesito estarán ahí sin dudarlo. Y evidentemente al revés también. Debéis sentiros orgullosas/os porque habéis sacado lo mejor de mí como persona, lo cual me ha hecho crecer y aunque soy amiga de mis amigos y eso lo sabéis de sobra, me habéis hecho reafirmarme si cabe, en el significado de lo que es la autentica amistad. Es obvio el porque no voy a dar nombres. No hay suficiente espacio para anotarlos todos. Pero sabéis quienes sois, con lo cual a mí, me basta.





Los contratiempos e imprevistos quedan renegadas a un segundo plano, que no al último, para que me recuerden lo que no debo hacer, ni hablar, ni confiar. Por tanto puedo decir que el año 2009 es bastante positivo por muchas trabas que se hayan cruzado en mí camino.





Tengo que agradeceros a todos vosotros, el cariño, la confianza y la amistad que depositáis en mí persona.





Me encanta el horóscopo chino. Desde siempre he estudiado sus técnicas y me parece uno de los más fiables y respetados. Soy el tigre. Y sé que el año 2010 es el año del tigre. Un año lleno de acontecimientos buenos y de mucho aprendizaje. Con lo cual me espera un año plagado de emociones tanto a nivel, profesional como personal. Sé que estoy en el camino correcto. Sé a donde voy y a donde tengo que ir y como conseguir mis objetivos. Y si mí salud no me lo impide. Pienso caminar hacía el, sin prisa, pero sin pausa. Con alegría, entusiasmo y por supuesto con mucha confianza en mí misma. Ya que confiar en uno mismo, es la llave maestra para conseguir lo que uno desea alcanzar en la vida.





Solo me resta deciros a todos los que me habéis acompañado a lo largo de este año. Gracias. Gracias, por todo lo que me habéis dado, por lo que no y por supuesto por estar día tras día acompañándome en los buenos y los malos momentos.





Por favor cuidar a esos papas y mamas quien tenga la suerte tan grande de tenerlos todavía. Una vez que ya no están entre vosotros, la Navidad nunca será lo mismo.





Os deseo una Navidad plagada de Felicidad, Amor y Paz. Os quiero.



Ana Giner







                                                                     




lunes, 7 de diciembre de 2009

Caminemos juntos















La huella que dejamos al andar sea para bien o
para mal. Esa huella que ahora borra a su paso sin apenas importarle lo que
está vivido y también lo que no. Se burla de nosotros el destino y juega como
si de niños se tratara. Y pienso, tal vez sea esta vida solo eso, un juego. Y
yo recuerdo, recuerdo porque puedo recordar. El amor que nos tuvimos, el cariño
y amor que nos procesamos, la lealtad con nosotros mismos que nos unía cada día
más. Las vivencias de nuestra vida. Y llega un día que uno de los dos ya no
está y en esta historia soy yo la que me he quedado sin ti. Intento ser fuerte,
revivir lo único que importa en realidad y me dejo llevar por el amor que sigo
sintiendo. Y que la muerte no ha podido arrancar de mi corazón, por mucho que
se empeñe. Recuerdos que se agolpan en mi mente y es lo único que me hace más
llevadera tu ausencia. Intento retenerlos como si con ellos siguieras a mi
lado, pero la realidad vuelve y tú no estás; y me niego a aceptar que tus manos
ya no me acariciaran más, tus ojos no me miraran, tus labios no me besaran, no
acariciaras nunca más mí cuerpo.




¿Acaso porque ya no estés he de dejar de
quererte?




¿Quién dijo que con la muerte es el final del
amor?




Y me dejo otra vez llevar por mis recuerdos y
sonrío




recordándonos junto al Mar.



¡Mi mar!



¡Mi amado mar!



Que tantas y tantas cosas vivimos junto a él.



Dejándonos acariciar nuestra piel desnuda por el
sol abrasador y




reconfortante a la vez.



Bañándonos con sus rayos nuestra piel morena
parecíamos dioses.




Contemplábamos el horizonte, esa fina línea que
une al cielo con el




mar, es un regalo para los ojos por su gran
fuerza y grandeza.




¡Mi mar! Nuestro mar.



Cuando lo miro me hace perder la noción del
tiempo. Seguimos andando abrazados sin soltarnos ni tan siquiera para respirar
por miedo a que algo nos arrebate vivir esos momentos tan intensos de
felicidad, el temor a que algo o alguien nos quite este inmenso amor que nos
transforma en uno sólo. La fresca brisa que nos envuelve y nos transporta a
otro mundo a otro espacio en el tiempo. Siempre pensamos envejecer juntos
¿recuerdas? Unidos como siempre ante viento y marea y frente a todas las
adversidades. Sé que algún día vendrás a tenderme la mano. Pero mientras tanto,
aquí estoy, yo sola, junto a mi mar, sin ti, recordando momentos vividos y lo
que podríamos haber vivido todavía. Pero te fuiste. Dejando mi corazón hecho
pedazos entre recuerdos, intentando descifrar la magnitud incomprensible de tu
muerte, que es imposible de aceptar, haciéndome la fuerte, para seguir viviendo.
Cuando en realidad lo que quiero y mi corazón desea es seguir estando contigo.