COMPRA DE LIBROS

Como descargar los libros y verlos, online.

Después de pagar por Paypal, debes refrescar mi URL y verás habilitada la opción para abrir el libro (ícono con forma de ojo que tiene la leyenda “Ver la publicación”). Al abrirlo, puedes leerlo (online) y también descárgalo como PDF desde la opción “Descargar” que verás en la parte inferior del libro. Fácil y sencillo, que los disfrutéis.

miércoles, 24 de junio de 2009

Romántico Bohemio





Gracias Antonio por tan bello poema

 

 

Utopía de romántico bohemio

quimera inalcanzable de viejo soñador

sumergirse en los verdes lagos de tus ojos

alcanzar las profundidades de tu alma,

jugar enredando los dedos en tus cabellos,

cascada azabache sobre tus ambarinos hombros,

enmarcando la imagen de tu rostro.

Utopía de romántico bohemio,

quimera inalcanzable de viejo soñador,

querer unir la primavera con el otoño,

el verde valle con el seco erial,

fresca brisa de la mañana tu aliento fresco,

fruta en sazón tus rojos labios,

jugo sabroso sus dulces besos.

Desnudar tu cuerpo, prenda a prenda

sin prisas…………..

como deshojando una flor,

pétalo a pétalo lentamente,

cubierto solo por los encajes negros,

quimera inalcanzable de viejo soñador,

utopía de romántico bohemio.

 

 

Antonio

lunes, 22 de junio de 2009

Fibomialgia



Fibromialgia

 

Caen lágrimas por mis mejillas otra vez

el dolor me abrasa,

no me deja pensar,

me acapara me domina,

me envuelve con su dominio y su poder,

quiero morir.

Pero está siempre ahí,

presente, uno y otro y otro día

recordándome que sigo viva.

No le odio

No le culpo

Se vino a vivir conmigo sin que yo le invitara

no soy su aliada, tampoco soy su amiga,

Y sin embargo insiste una y otra vez en controlar mi vida.

¡Fuera de mi cuerpo!

No tengo fuerzas para luchar con tanto dolor

mi cuerpo se agota, un poco más cada vez.

Amanece y comienza otro día

Le susurro bajito que me deje dormir un poquito.

¡Se ha callado, no hace ruido!

Otra noche más, otra madrugada,

amanece y vuelvo a morir otra vez con el día.

Ana G.

©

 

lunes, 15 de junio de 2009

Pérdida



Pérdida



 



Ya no
queda tinta en el tintero,



ha
quedado vació,



la pluma
se ha  secado y



ya no
puedo escribir más versos,



porque
anuncian a despedida,




despedida.



Ya no
quedan lágrimas por llorar,



y sin
embargo corren como aguaceros



por mis
mejillas.



Cuchillos
afilados clavados en el corazón,



labios
confundidos por la pérdida de tus besos,



manos
vacías de caricias,



cuerpo
solitario por ausencia de tus abrazos.



Triste
agonía por ha verte perdido,



Ya no
queda tinta en el tintero,



un ápice
en la pluma,



y
escribiendo este verso me doy cuenta



de que
tu ya te has ido.



 



Ana G.



© 



domingo, 7 de junio de 2009

Frío



Frío

 

Frío, viento y desnudez se imponen,

ilusiones rotas,

perdiste toda esperanza,

la vida se te escapa de las manos,

y con apenas nacer la tristeza y

decepción se refleja en tú cara.

Las manos delgadas,

tus grandes ojos negros

como la noche cerrada

están  invadidos por lágrimas amargas

esperando un milagro que nunca llega.

Tu no entiendes ni de guerras ni de poderes,

solo de desidia, sed y escasez.

Tú no elegiste esta vida de podredumbre y desesperación,

ninguna ayuda es bastante para calmarla.

Tu boca diminuta no pide nada solo

tú llanto sin consuelo ya lo exclama.

Siento el corazón resquebrajarse porque no hago suficiente.

y vivo llorando por el dolor que ello me causa.

Y en tu rostro se refleja la impotencia

de mis amargas lagrimas,

pobreza y miseria desatan mi ira y rabia.

Me niego a  pertenecer a un mundo imperfecto,

injusto y cruel que no entiende de almas blancas.

 

A.G.

 

©

jueves, 4 de junio de 2009

Secretos



 

Recostado tu cabeza sobre mi hombro,

dices entre  silencios tu sentir,

ecos de pensamientos sin decir.

Entra no te quedes fuera

siembra de alegrías mi jardín.

Tus ojos, reflejo de tu gozo,

clavados en mi piel.

Vamos atrévete.

Construyamos tú y yo

un paraíso nuevo donde las

palabras fluyan sin miedos,

donde no hayan sombras del pasado,

ni remordimientos por sentir.

Donde el cielo siempre sea azul,

donde se busquen nuestros cuerpos

 con tan sólo  el deseo de vivir.

A.G.